Entender estas criaturas como una máquina de ingenieria con movimientos humanos, fue una de las claves para comprender que la creación lleva un proceso y estos procesos en ocasiones pueden ser largos y otras cortos, a prueba y error; conocer de lo que somos capaces y también que muchas veces es bueno volver a empezar, con base en la experiencia. Estas reflexiones nos llevan a entender lo que Theo Jansen hace; sus fósiles, sus criaturas fallidas y las mismas que están por morir, ya sea por tiempo o porque tienen prótesis, son la clara representación de un proceso que aún sigue y que no se termina, como la Arquitectura misma. Los procesos cambian con el paso del tiempo y los avances de la tecnologia, pero también con la experiencia y con el entenderlos como parte del oficio, día a día.

 La primera exposición de Theo Jansen en México la encontramos en el Laboratorio Arte Alameda. Nos adentramos a conocer estas criaturas de “vida artificial” a base de ingeniería y de un estudio de más de 20 años por parte del autor. La exposición nos muestra cada faceta de estas máquinas y sus procesos, con diferentes prototipos, mismos que son cada año reinventados y guardados para su estudio.

 La muestra, a pesar de tener una museografía que no ayuda mucho para su recorrido, sin entenderse un principio y un fin, se hace comprensible con el apoyo del contenido gráfico. Hay un buen trabajo de curaduría que mejora el nivel de la exposición en general.  

 Arq. Erick Ley García

SaveSave

SaveSave

About the author