Entender estas criaturas como una máquina de ingenieria con movimientos humanos, fue una de las claves para comprender que la creación lleva un proceso y estos procesos en ocasiones pueden ser largos y otras cortos, a prueba y error; conocer de lo que somos capaces y también que muchas veces es bueno volver a empezar, con base en la experiencia. Estas reflexiones nos llevan a entender lo que Theo Jansen hace; sus fósiles, sus criaturas fallidas y las mismas que están por morir, ya sea por tiempo o porque tienen prótesis, son la clara representación de un proceso que aún sigue y que no se termina, como la Arquitectura misma. Los procesos cambian con el paso del tiempo y los avances de la tecnologia, pero también con la experiencia y con el entenderlos como parte del oficio, día a día.

 La primera exposición de Theo Jansen en México la encontramos en el Laboratorio Arte Alameda. Nos adentramos a conocer estas criaturas de “vida artificial” a base de ingeniería y de un estudio de más de 20 años por parte del autor. La exposición nos muestra cada faceta de estas máquinas y sus procesos, con diferentes prototipos, mismos que son cada año reinventados y guardados para su estudio.

 La muestra, a pesar de tener una museografía que no ayuda mucho para su recorrido, sin entenderse un principio y un fin, se hace comprensible con el apoyo del contenido gráfico. Hay un buen trabajo de curaduría que mejora el nivel de la exposición en general.  

 Arq. Erick Ley García

SaveSave

SaveSave


Según cifras del Banco Mundial, aproximadamente 50% de la población global habita alguna forma de territorio urbano, y para 2050 se estima que ese porcentaje se acerque al 75%. Paradójicamente, muchos de los modelos que han servido de base para la construcción y planeación de las ciudades, han demostrado ser detonadores de expansiones urbanas aceleradas, que derivan en problemáticas sociales como crimen, hacinamiento, gentrificación, violencia y desempleo. La ciudad representa el mecanismo más sofisticado y complejo jamás inventado en la historia de la humanidad. Es un sistema emergente y auto-organizado. Tiene la capacidad de construirse mientras ocurre, en un proceso de regeneración infinita basada en nuevas disposiciones y configuraciones de sus elementos, tal como en un anagrama.

La letra es al anagrama como el habitante es a la ciudad, y el espacio público es el escenario donde se entretejen los vínculos que le dan vida y forma.

Hoy en día, los estudios del espacio público están limitados a visiones escasas y aisladas que arrojan conteos, clasificaciones, e inventarios, que en su mayoría niegan una de sus variables más importantes, la social. Se ha hecho evidente la necesidad de replantear las formas en las que leemos, concebimos y planeamos nuestras ciudades, a partir del diseño del espacio público. El espacio no es un lenguaje o un código capaz de ser reducido a un papel y necesita ser visto desde el punto de vista de lo social, como un lugar de relación y encuentro y no como un lugar de tránsito y espera. El diseño urbano es un medio de gestión y mediación.

Plaza de la República, Ciudad de México

CIUDAD ANAGRAMA representa esta nueva visión: la creación de una metodología de estudio del espacio público social, inspirada en la idea de Jacques Lafitte de lograr construir una visión interdisciplinaria de la teoría del espacio y el lugar. Su nombre surge como una metáfora entre el juego de palabras de un anagrama y la estructura de producción de los espacios públicos sociales de la ciudad.

Ejemplo de anagrama

CIUDAD ANAGRAMA busca demostrar que el espacio público social sí es medible y replicable, cuando es visto a partir de una visión interdisciplinaria y como parte de un todo. Experimenta con nuevos soportes y formas de representación de fenómenos sociales urbanos.

Mapa de relaciones, Plaza de la República

En esta fase y como caso de estudio, la metodología se sometió a prueba en la Plaza de la República y Monumento a la Revolución en la Ciudad de México y quedará representada a través de una serie de cartografías urbanas, animaciones diagramáticas, y maquetas conceptuales, que en conjunto permiten una visualización compuesta del espacio público social, como un aporte interdisciplinario al estudio del concepto del espacio y el lugar.SaveSave

SaveSave

SaveSave

SaveSave

SaveSave

SaveSave

SaveSave

SaveSave

SaveSave

SaveSave

SaveSave

SaveSave

SaveSave


El día 23 de enero, realizamos una visita a Futura CDMX, centro interactivo donde se expone el desarrollo urbano de la Ciudad de México, a través de una gran maqueta y una sala de información digital. Se encuentra ubicado en el edificio que albergaba el antiguo teatro de las Vizcaínas, que fue rehabilitado para cumplir esta nueva función.

Gran maqueta Futura CDMX

Si bien, Futura CDMX es un lugar atractivo para los turistas, a nosotros como arquitectos y urbanistas la maqueta nos interesa, ante todo, como una herramienta de planeación urbana para la Ciudad de México. Sobre ella se pueden proyectar muchas diferentes capas con la más diversa información, como infraestructura, transporte, movilidad, temas sociales, cifras, datos e incluso información georeferenciada. Todo esto es posible gracias a un programa especialmente diseñado para este fin y a los proyectores. Las dimensiones de la maqueta son 18 m. por 13m. y está hecha a escala 1:2500. En general, tiene una gran precisión, lo cual permite que sea un instrumento útil para la planificación. Para su fabricación se utilizó el plano catastral, que cuenta con información como desplante de edificaciones y áreas libres.

Gran maqueta Futura CDMX

Futura CDMX pone a disposición un cúmulo de información, tanto para visitantes en general como especializados, todo esto con la intención de realizar un gran laboratorio sobre la Ciudad de México.

Gran maqueta Futura CDMX

Dos elementos principales confluyen en la experiencia que propone Futura CDMX: la tecnología y la capacidad de mirar la ciudad desde arriba. La tecnología aplicada a la representación de la ciudad y a la planificación existen desde hace mucho tiempo y han ido evolucionando. Como ejemplo, se pueden mencionar los avances en las cámaras fotográficas, las técnicas de corrección que se aplican en los procesos de ortofotogrametría, los satélites artificiales, entre otras cosas. Hoy la diferencia fundamental radica en el acceso que cualquier persona puede tener a herramientas de interacción, antes inimaginables, y contribuir en este sentido, como una vía de opinión y participación. Lo necesario para ello es que se abran los espacios y se implementen las herramientas. En ese ámbito es que Futura CDMX está contribuyendo. Por ejemplo, un ejercicio realizado recientemente consistió en invitar a la gente a georeferenciar sus traslados en el transporte público para luego mapear esa información y realizar un diagnóstico de uso.

Gran maqueta Futura CDMX

La ciudad funciona como un sistema complejo, en el que esta visión del “todo” permite entenderlo completo, una visión top-down; la relación entre los habitantes, entre persona y persona, es lo que permite construir la visión bottom-up. Esto da lugar a que cada uno contribuya, haciendo que cada uno sea significativo para el total. Una práctica de estrategia bottom-up, desde la gente hacia las instituciones, una forma de participación.

La maqueta es una gran base de datos, con los cuales se puede hacer análisis y diagnósticos, pero la experiencia directa de la ciudad se encuentra en un nivel inferior, habitando la misma, experiencia que dota de cualidad a la información meramente cuantitativa.

Otra dimensión que hemos podido experimentar al visitar Futura CDMX y observar la gran maqueta es el proceso de descubrimiento al que invita, ya que al observar la ciudad en su totalidad desde esa perspectiva, se entienden mejor ciertas relaciones de tamaño, distancia, proximidad, alcance, etc, a través de un ejercicio que surge espontáneamente de ubicar el propio barrio y vivienda, el lugar de trabajo, el desplazamiento que realizamos cada día, los hitos de la ciudad que más nos gustan, etc. Una forma de apropiación de la ciudad, muy íntima y particular a cada quien.

Luego de esta observación, atribuimos un gran valor a la iniciativa de hacer visible la ciudad y propiciar el desarrollo de una nueva perspectiva, con la cual mucha gente no ha sido sensibilizada o familiarizada. Observar de esta manera la maqueta permite re-descubrir la ciudad, aprender dónde uno se encuentra en el total, en el contexto, y además entender mejor las comparaciones de escala y complejidad con otras ciudades. Esto, junto con la posibilidad de participación de la ciudadanía, conforman una nueva forma de enfrentar la planeación urbana, más inclusiva y abierta.


“…la exploración de las conexiones existentes entre las formas y las sociedades urbanas, buscan trasformar un discurso convencionalmente limitado a lo bidimensional, en un diálogo tridimensional”

Ricky Burdett and Philipe Rode

Para el año de 2050, según la Organización de las Naciones Unidas, aproximadamente el 75% de la población mundial habitará algún tipo de suelo urbano, mientras que dichos suelos ocuparán tan solo el 4% de la superficie total del planeta. La urbanización es el fenómeno más importante creado en la historia de la humanidad, y las ciudades, el mecanismo articulado más complejo existente hasta hoy en día.

El espacio público es el órgano vital de cualquier ciudad, es el sitio de encuentro de los ciudadanos a partir del cual se fortalece la cohesión social. En la calidad de su conceptualización y diseño radica su capacidad de generar apropiación, fomentar la visibilidad y la creación de vínculos entre sus habitantes.

La idea de progreso ha impulsado la vida de las ciudades hacia la modernidad. Zygmunt Bauman establece lo siguiente:

“Bien podríamos decir que al día de hoy todos o casi todos, en todos los sitios del planeta, nos hemos vuelto modernos. Esto significa que hoy, a diferencia de hace algunas décadas, cada pedazo de tierra, con algunas excepciones, está sujeto al obsesivo, compulsivo e inevitable cambio que hoy denominamos “modernización”, y a todo lo que él conlleva, incluyendo la continua producción de redundancia humana y la tensión social que esto está destinado a provocar”

Esta modernidad está íntimamente asociada con el acceso a la información. Nuestros entornos urbanos están llenos de información, de la cual gran parte nos ayuda a sobrevivir a diario. Sin embargo, las formas en las que hemos hecha accesible cierto tipo de información, han resultado ser poco articuladas con las formas de percepción humana. Durante décadas, las marcas y las corporaciones han utilizado la ciudad como escenario en el cual promover sus productos y transmitir sus mensajes a partir de la utilización de sistemas tradicionales de publicidad (espectaculares, vallas, mobiliario urbano, repartición de volantes, etc.). Dicho fenómeno, ha resultado en una saturación de mensajes unidireccionales, que deterioran la imagen urbana y generan millones de toneladas de contaminación al año.

El auge de las redes sociales ha revolucionado la forma en la que nos comunicamos e interactuamos día a día. En el mundo “moderno”, todo es medido por su capacidad de establecer vínculos e interacciones.

Urbanketing®, un término acuñado por A-001 Taller de Arquitectura, surge como una estrategia alternativa y responsable para la generación de publicidad urbana, que busca crear diálogos entre las marcas y los ciudadanos a través de intervenciones arquitectónicas y artísticas temporales. Integrar de forma armónica, al contexto de la ciudad, las historias de las corporaciones. Utilizar las historias de las marcas y los productos como estrategias de creación de diálogo en las ciudades, es la nueva forma de comunicar a través de los movimientos urbanos.

La fórmula de Urbanketing

Todos, sin excepción, estamos inmersos en la experiencia de la arquitectura. De la misma forma, todos compartimos, por lo menos una vaga idea, de cómo la disposición de los elementos que componen el diseño de un espacio afectan la manera en la que pensamos y hacemos. Existe una relación intrínseca entre nuestra experiencia de vida y los espacios que habitamos.

De esta forma la arquitectura tiene la capacidad de ser un agente de cambio dentro de nuestras ciudades. Según Colin Ellard, el objetivo de construir es:

“…transformar las percepciones e influenciar los sentimientos y pensamientos, por estos medios, organizar las actividades humanas, ejercer poder y en muchos casos, hacer dinero”.

Algunos ejemplos de proyectos desarrollados a partir de la estrategia de Urbanketing® son la Terraza Timberland y CommonWall.